Vivir en 75 m2

El reto de esto proyecto de reforma integral, fue, deshacer una distribución llena de rincones perdidos, optimizar los metros cuadrados que disponíamos, actualizar aislamientos y climatizar la vivienda. Espacios más diáfanos y absolutamente claros. Cambio de conceptos, abrir la cocina al salón estar, prescindir de distribuciones forzadas y por tanto, aprovechar espacios dotándolos de contenedores para almacenar. El color y los materiales de todas las superficies ayudan a homogeneizar el concepto de claridad absoluta. La vivienda es un apartamento, obligado a respetar huecos y ventanas, definir este espacio, fue un gran reto para lograr una vivienda confortable y clara..