CASA VYM

La casa VYM es un buen ejemplo de cómo situar una vivienda al terreno donde se encuentra. La distribución en “L” se ha orientado al sureste buscando el sol y la brisa del levante, favoreciendo proteger los espacios libres de las vistas y vientos de poniente. Las zonas diurnas de la vivienda se orientan al jardín en ángulo, dando como resultado la fusión perfecta entre el salón comedor y el jardín, ganando en vistosidad, amplitud y luminosidad. La funcionalidad de esta vivienda reside en su distribución, definiendo claramente las zonas día/noche y simplificando así los recorridos. Un ejemplo de ello es la colocación de la cocina en el extremo del ala diurna, que permite conectarla con las zonas de servicio y barbacoa. En el vértice se sitúa la escalera que cose y enhebra las tres plantas del edificio, donde remata con un dormitorio/estudio abierto a la terraza y con unas magníficas vistas sobre la comarca. El salón se diseña a doble altura con una cubierta a contra-aguas que armoniza el dormitorio de la planta superior con el resto de la vivienda en planta baja. El hormigón visto, bien tratado y trabajado, unifica la forma convirtiéndola en escultura, generando voladizos que aligeran y potencian los volúmenes. El resultado es una vivienda con mucho encanto que combina a la perfección el espacio, la luz y el orden.